…es el collage de la depredación humana.

Jardín de gente, Luis Alberto Spinetta

 

¿Son inseparables de la gran ciudad del siglo XXI la devastación, la ruina y el desplazamiento forzado de personas? ¿Este desorden es el grado más alto de orden que puede alcanzar una sociedad en el capitalismo tardío? ¿Es tal ciudad una pesadilla de la que no podremos despertar? Si bien las imágenes de Gabriel Díaz pueden suscitar tales preguntas y otras relacionadas, no sugieren respuestas. Lo que hacen -sin piedad-, es situarnos es una perspectiva: la de quien recorre y se detiene a mirar, hasta que los ve, espacios que algunas miradas, a costa de naturalizar, logran borrar; y que otras, aún con las mejores intenciones, ven bajo el signo del atraso. Nos deja desnudos entre polos opuestos, y no siempre fácilmente discernibles, en los flujos del tener y del no tener, del dolor y del placer, de la tentación y del consumo, del no poder y del poder. Lo que va y viene, lo que nos atraviesa, es lo humano.

 

Juan Bautista Duizeide